Cataluña

Toni Osorio Viticultor

Cuando lo conocimos en Barcelona, su mera forma de hablar de su proyecto de vida, la cadencia de sus palabras y su mirada nos abrió las puertas a una forma de entender el vino que compartimos plenamente. Toni Osorio y su pareja Balbina lidian con dos proyectos personales, distantes geográficamente, pero que comparten la pasión desbordada que sienten por los vinos hechos con corazón. Hablamos de Costers de l’Anoia en Barcelona y Calatayud en Zaragoza.

Erudición y pasión, dan como resultado grandes vinos que te atrapan fácilmente. Vinos reales con una pátina de felicidad que hacen que tengan un sello inconfundible. El paso del tiempo en sus botellas es algo que todavía los hace más adictivos si cabe.

¿Cómo definir sus vinos, aunque sus orígenes disten tantos kilómetros? Hay un nexo en común, sin duda. Vinos perfumados, elegantes, tenues a la vez que con gran personalidad, placenteros… Vinos que una vez entran en tu vida, jamás salen y solo deseas probar sus nuevas aventuras.

En fin, sus vinos son, sencillamente, un reflejo de esta deliciosa pareja…