Galicia

Cazapitas

En un pequeño rincón de un día fructífero donde los haya en cuanto a descubrir estas joyas embotelladas, nos topamos con un joven gallego serio pero que transmitía pasión por los vinos que exponía que nos llegó rápidamente al corazón. Nos comentó que era un proyecto a tres bandas, centrado en Rías Baixas, mirando al pasado y sembrando el futuro en un presente con unos vinos que nos sacudieron los sentidos al probarlos. Blancos, tintos y dulces en una paleta que nos pinta un trozo de Galicia con tonos que transmiten alegría. Son vinos únicos, literalmente, todos y cada uno de ellos. Abren un camino sensorial nuevo que emociona con solo pensarlo.

Vinos de guarda los tintos y los blancos. Su tiempo en botella los sofistica sin perder su tremenda esencia ancestral. Su último “juguete” son dos tintos de pequeñas parcelas con producciones que no llegan a doscientas botellas, que cuando tienes el privilegio de libar alguno de ellos te sientes transportado a otra época mágica dónde los vinos podrían ser pócimas de felicidad.

Una nueva bodega que nos augura años para seguir in crescendo nuestra relación de amor con David y compañía…

Cazapitas Cazapitas. Vinos Utópicos Cazapitas. Vinos Utópicos Cazapitas. Vinos Utópicos Cazapitas. Vinos Utópicos Cazapitas. Vinos Utópicos Cazapitas. Vinos Utópicos Cazapitas. Vinos Utópicos Cazapitas. Vinos Utópicos Cazapitas. Vinos Utópicos