Andalucía

Bodega F. Schatz

Finales del S. XVII. Una familia, los Schatz, ya elaboraban vino en una bella zona fronteriza de cultura germano-italiana. Se mudaron a la propia Alemania y siguieron elaborando vino. Siglos después, el entrañable Federico, se embarca en una maravillosa aventura vitivinícola. Quería hacer vino, el mejor vino posible, en la mejor zona de la vieja Europa. En los años 80, empieza esta singular aventura, siendo la bellísima Ronda el lugar elegido para elaborar, crear seis auténticas piezas de orfebrería báquica.

Apenas tres hectáreas sobran para demostrar que hay vinos con alma que convierten la perfección en algo real. Tres hectáreas, apenas 16.000 botellas que consiguen que cada vez que se destapa alguna de ellas, uno se siente transportado a mundos utópicos perfectamente reales. Chardonnay, Moscatel Negra de Alejandría, Lemberger, Pinot Noir, Petit Verdot y un coupage de Tempranillo, Syrah, Merlot y Cabernet Sauvignon que recibe el nombre de la finca, Finca Sanguijuela.

Federico y su familia han conseguido colocar a Ronda de nuevo en el mapa de los grandes vinos y sus vinos se están convirtiendo en objeto de culto. Sinceramente, pensamos que sus vinos son, sencillamente, un reflejo de su persona. Nos encanta observar que cada vez que alguien prueba sus vinos siempre nos comenta que se produce un antes y un después, en el maravilloso camino del goce de vinos…