Tras unos días de rodaje en la tienda, decidimos poner fecha a un día que nos hacía mucha ilusión por muchos y variados motivos. Hablamos de la inauguración oficial de ese espacio del vino que habla al corazón directamente y, que queremos que sea la Tienda de Vinos Utópicos.

Hace unos meses en un viaje a su idílica bodega, surgió algo especial. Después de unas horas absolutamente deliciosas e inolvidables, escuchándole hablar de sus vinos y más allá, y probando vinos y más vinos, a cual más emocionante, empezó a fraguarse una idea. Queríamos implicar a esta familia en la utopía de alguna forma. Como anécdota solo un pero, no dábamos abasto para retener tantísima información, tanto estímulo sensorial con los vinos y ese afán nuestro de no querer perder detalle.

Cuando ya estábamos absolutamente entregados a su alquimia vitivinícola, se nos ocurrió, ingenuamente, plantearle la posibilidad de inaugurar la tienda, a lo que rápidamente manifestó que para él sería todo un honor. Nuestra sonrisa habló por nosotros. ¿Honor? Tener con nosotros a alguien como Felipe Gutiérrez de la Vega, como su hija Violeta, a una familia, en definitiva, que tanto ha hecho por el vino, por el vino sin concesiones vacuas a la galería, es algo que jamás olvidaremos.

En un mundo al ralentí, en un mundo talibanizado por normas extremas, encontrar a un librepensador, a un erudito como él, nos dice que todavía hay esperanza. Se acercaba el día 6 de mayo y, en una de las conversaciones previas mantenidas a este día, nos comentó si había algún tema sobre el que quisiéramos que versara la charla. Y rápidamente le dijimos que tenía libertad absoluta para deleitarnos, para hacernos pensar con el tema que eligiera. Hubo que decidir, por cuestiones de espacio, a quién invitar a compartir esos momentos de ilusión y creemos que la reacción de todos al acabar el speech de este joven revolucionario, habló por sí misma. Los jaleos, los aplausos, las exclamaciones de jubilo que ahí se vivieron hablan, repetimos, por sí mismas.

¿Cuál fue el tema de la charla? Un tema que le ha costado desprecios en su propia tierra, no así pasadas estas endebles fronteras, donde es considerado uno de los grandes, muy grandes. Habló del gran vino llamado Alicante, habló también de esa palabra que tantos muros inútiles ha levantado, como es la palabra Fondillón. Pero a diferencia de otros muchos parabolanos, él usó argumentos documentados, hechos históricos.

Catamos cosas que, literalmente, sublimaban los sentidos. Como nos “temíamos”, grabamos la clase Magistral (porque eso fue para los allí presentes), para hacer un artículo como se merece, sin aportar ni una coma a lo manifestado por este, afortunadamente, rebelde adolescente que es Don Felipe. En breve, publicaremos este artículo. Contar ese día con Felipe, con su hija Violeta, con Alberto Redrado y con todos los allí presentes, fue algo que nos dio energías que guardamos como oro en paño.

Salimos de allí muy de mañana, extremadamente cansados, pero igualmente felices de haber conseguido reunir a tanta gente buena. Muchos no pudieron venir por cuestiones logísticas, pero estuvieron bien presentes. Gracias a los que confían que otro mundo es posible, gracias a los que todos los días luchan por hacer utopías reales. Gracias a la familia de Vinos Utópicos por regalarnos tantas cosas buenas que contienen sus botellas…

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Pin It on Pinterest